Blogia
Paperback Writer

Arguedas y la pinturitas

El sábado estuve en un pueblo de la ribera Navarra llamado Arguedas donde se celebró la primera edición del Riber Rock, un festival de grupos locales (no he encontrado la página del festival por internet, lo siento). Arguedas es un pueblecito de unos dos mil cuatrocientos habitantes, que no está nada mal. Las casas son grandes y bastas, con separaciones y diferentes alturas en sus tejados. Algunas tienen bonitos aleros y otras no. Las calles anchas y la forma de las casas hace que se conforme un paisaje rural bastante castellano. A mí siempre me impresiona Navarra, porque es una comunidad repleta de culturas diferentes y de diferentes paisajes, según te muevas por el norte, el sur, la zona media, los pirineos, etc. Arguedas, por ejemplo, es limítrofe con el desierto de las Bardenas Reales y eso hace que el pueblo tenga un paisaje muy interesante y bonito a mi parecer. Se pueden ver bastas explanadas repletas de matojos secos y algún cultivo de secano. Y también formaciones de barrancos. A un lado del pueblo hay unas rocas enormes con un color muy llamativo. Amarillento. Debajo de estás enormes rocas se sitúa el pueblo. A mí personalmente, me da la sensación de que Clint Eastwood va a aparecer trotando desde la llanura en cualquier momento. Será que he visto demasiado western de los setenta. Lo pasé bien en Arguedas y en el festival, en el que tuvieron algunos problemillas. Seguro que el año que viene les va mejor.

Quería hablar de la pinturitas, una mujer que vive en Arguedas. Cuando me baje del autobús, vi un mural de pinturas. Pero con la oscuridad de la noche y las prisas no le presté mucha atención. Fue al irme de allí, al día siguiente, con la mochila a la espalda, cuando vi la enorme pared repleta de dibujos. Hay toques abstractos y vanguardistas, pero en general se pueden percibir allí numerosas formas de animales y personas. Y sobre todo muchísimo colorido. Impresionante y muy bonita obra de arte. La pinturitas, una mujer menuda con un gorro negro, apodada así por algunos pueblerinos sin sensibilidad artística y sin mucha humanidad, pintaba con un pincel y un bote de pintura roja. Mikel y yo la mirábamos, desde el otro lado de la carretera, algo atónitos. Notó nuestra presencia, se dio la vuelta y comenzó a gritarnos cosas que no llegamos a entender, pues hablaba muy rápido y los coches no cesaban de pasar entre nosotros. El muro estaba repleto de pinturas. Había ojos que nos miraban y nos asustaban un poco. Había manos y pies que emergían de diferentes figuras. Había animales agazapados. Había textos, escudos y conocidos iconos. El dibujo me envolvía. No solo por su enorme tamaño, también por su cantidad de formas y colores. Me daba la sensación, ciertamente, de estar perdido en la locura. Así que la pinturitas siguió gritándonos un rato mientras esperábamos al autobús de vuelta a casa. Javier, un hombre del pueblo que se nos acercó para tranquilizarnos, nos explicó que ciertamente la mujer padecía de una enfermedad metal y estuvo contándonos algunos detalles de su vida privada. Me llamó la atención la indiferencia con la que Javier nos hablaba de la mujer y lo poco que parecía importarle el mural. A mí en cambio, me tenía maravillado. Es curiosa, a veces, la forma que tienen algunos pueblos pequeños de valorar sus bienes. Si yo formara parte del ayuntamiento de Arguedas, daría a conocer este fantástico mural e incitaría a la gente para que viniera a visitarlo, porque es una enorme obra de arte. Si alguna vez pasáis por allí, os recomiendo que toméis un pequeño desvío. Arguedas está a unos pocos kilómetros al norte de Tudela. El mural puede verse perfectamente desde la carretera que atraviesa el pueblo y está rodeado de amplias zonas en las que dejar el coche. Nadie que lo visite se arrepentirá.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

victorpi -

paso a menudo por esa carretera y veo que el arte no solo esta en los museos.mi apoyo para esta artista

HIJO DE ARGUEDANA -

HE TENIDO LA OPORTUNIDAD DE CHARLAR CON LA COLORINES (ASI LA LLAMO YO) Y DENTRO DE LA PEDRADA QUE TIENE , PUDES INTUIR UNAS GANAS DE EXPRESAR ALGO QUE LOGRAS COMPRENDER CUANDO MIRAS SU OBRA.SIEMPRE ESTA ABIERTA A QUE LE APORTES ALGUNA IDEA PARA PLASMAR EN SU MURAL . YO TENGO A MI SUPERDEPOR EN SU OBRA. (AUNQUE SOY NAVARRO Y DE OSASUNA). ENTIENDO A LOS QUE NO APRECIAN LA BELLEZA DE LOS PUEBLOS DE LA RIBERA ,ES COMO EL ARTE NO ES APTO PARA TODOS LOS PUBLICOS .GRACIAS COLORINES.

anonimo -

hola me encanta como ves a la pinturitas de verdad que ella pone mucho enpeño a sus dibujos, puedes hablar con ella iwal ese dia estaba alterada pero seguro que si otro dia da la casualidad que estas con ella te esplicaracomo ve el mundo es la vision de un niño pequeño mezcladocon la de una mujer ya mayor por eso sus pinturas son especiales

Ender -

A mi me gustó ese pueblo, me recordaba al oeste americano. Todos los lugares tienen su cosa.

sergio -

Hace tres semanas estube en arguedas y no vi ese mural del que hablas, el cual me habria gustado ver. Pero si que vi resto de pueblo y en mi parecer carecia de belleza por todos los lados, me parecio algo muy artificial, como si hubieran llevado ya las casa hechas en alguna fabrica y las hubieran plantado en un lugar no ocupado por nadie.

Iñigo -

No estoy seguro de que ese mote se lo pusieran los del pueblo. Ella lo escribe en su mural. Es realmente impresionante.

Garci -

Las pelis de las que te refieres de Clint Eastwood fueron de los 60, no de los 70. Asi como para tocar un poco las pelotas...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres