Blogia
Paperback Writer

La crisis de los medios

Ultimamente le he estado dando vueltas a este asunto. Estas son las conclusiones a las que he llegado. Como siempre, si creeis que no me expreso bien, o que mis ideas son erroneas, decidlo por favor. A veces una dosis de humildad viene de perlas.

Creo que cada día es mas evidente que los medios de comunicación de masas están en crisis, y ello se debe a que no cumplen sus objetivos propios como herramientas sociales. En cualquier caso, ahora podríamos concluir que sus fines han variado, pasando de ser comunicativos a manipulativos. Pasando de ser herramientas sociales, a herramientas políticas o simplemente, promotores de presión social.
Como siempre que se analizan estos temas tan importantes y generales, conviene echar un vistazo al pasado, a la historia. Creo que los medios nunca han llegado a actuar como tal. Si a caso durante las guerras es cuando adquirian una faceta mas sensacionalista, pero lo que está claro, es que nunca han ejercido una manipulación tan eficaz como lo hacen ahora. Quiero decir que antes, lo mismo veías una cadena de televisión o leías un perdiódico, y te enterabas de que lado estaban. El problema era menor, se distinguía mas claramente entre lo subjetivo y lo objetivo, amén de que la tele nunca se preocupo tanto de malinformar como ahora. Pero por lo visto, y para desgracia de todos, la ambición va unida al nivel de vida. Y hay algunas personas que cuanto mas tienen, mas quieren. Al final la maldad siempre va unida al egoísmo, que en este mundo nuestro, se llama dinero.
Y así, nos encontramos con teledarios que rozan la legalidad, o que incluso la incumplen, ocultando información y dando las noticias recortadas. Después de observar un poco, he empezado a pensar que esa es la estrategia mas usada para malinformar. Nos dan las noticias que ellos quieren. Para llevar a cabo sus objetivos, ocultan algunas noticias importantes y así nos hacen tener una opinión falsa de la realidad del pais. Cuando la noticia a ocultar supera las magnitudes necesarias para ser ocultada, entonces llega el paripé. Le dedican treinta segundos y la mencionan casi de pasada.

Un ejemplo muy claro de esto que acabo de decir, es todo el asunto del caso Bolonia, que huele a conspiración desde lejos. Manifestaciones en Barcelona con cargas policiales. Es todo lo que puede llegar a saber una persona de Pamplona. "En Barcelona, protesta generalizada de estudiantes contra el proceso Bolonia. Se resuelve con una violenta carga policial". Oiga, ¿Y por qué protestaban los estudiantes? Pero si en la tele no paran de decir que el proceso Bolonia es muy bonito, y muy bueno. Con toda esa unificación europea, esa internacionalidad que va a adquirir el pais... ¡Están locos estos estudiantes! Las cosas no concluyen. ¿No será que no tenemos ni idea de lo que es el proceso Bolonia? Hace unos meses, vino un alto cargo de la Universidad Pública de Navarra a mi instituto. "El proceso Bolonia son tres folios". Los proyectó en la pantalla grande y todo. "¿Lo veis? Solo tres folios, y aquí están las firmas. ¡Se firmo en 1996! Que nadie piense que esto es nuevo". Pues yo diré dos cosas, la primera que si que es nuevo, porque nadie nos ha dicho que coño pasaba hasta ahora. Y la segunda, que lo de los tres folios no se lo cree ni usted. Y que si van a cambiar toda la organización cultural de europa con tres folios, es que o son gilipollas, o demasiado listos.

Otra herramienta que usan mucho, es hacernos creer que hay controversia. Pensamos que en la tele tenemos cadenas de izquierdas y cadenas de derechas. Que hay mucho donde elegir. Cuatro. Es una cadena de izquierdas, que se lo digan sino al señor Gabilondo. Y luego nos sueltan lo de las marcas. Para el que no lo sepa; Cuatro está con las marcas. La gente se ha cansado de Armani y Lacoste, pero la cosa tiene facil solución, que para algo tenemos la tele y los periodicos, y de momento, dinero les sobra. Así que no hay problema, Cuatro está con las marcas, y las marcas están con Cuatro. Aunque de lo segundo, no nos han dicho nada.

Lo que quiero decir es que al principio, me parecían cosas mías. Que estupided, como nos van a estar engañando así... Pero es la verdad, ya no me cabe la menor duda. Manipulación social, y descarada. Esto se pone cada vez mas feo...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Ender -

Javier, te he enviado un email. Espero que lo recibas. No se si me merezco tanta atención, la verdad xD Oye, muchísimas gracias por estas lineas, no te puedes imaginar como valoro yo estas cosas...

Javier -

Y, por cierto, hablando de Internet, Bolonia es algo más que tres folios. Vamos a ver: no paramos de criticar a la UE porque hace normativas largas e incompresibles y cuando hace documentos cortos tampoco nos gusta ¡en que quedamos! El plan es mucho más amplio y, para oponerse hay que conocer:
http://www.eees.es/es/objetivos

Javier -

Hola, Elías me habló de tu blog y me pidió que te llevase la contraria así que, como lo aprecio mucho, le voy a hacer caso.
La prensa es un instrumento y por lo tanto interesa saber a quién sirve. Las herramientas son elementos amorales, los juicios podrán hacerse a lo sumo sobre el destino que se les dé. Quiero decir que un cuchillo puede utilizarse para untar mantequilla o para rebanarle el cuello a alguien. La finalidad de la prensa no es informar (creo que nunca lo ha sido) sino crear opinión. Porque la opinión, la pública o la privada, es lo que empuja el debate social, lo que hace que la gente se mueva o se quede parada y lo que inclina el voto. En ese sentido, dudo que la prensa haya servido alguna vez a intereses generales (también podría preguntarme quién define los intereses generales, pero eso ya es otro cantar).
Discrepo contigo en la teoría de la manipulación. Creo que eso de pensar que la opinión pública es fácil de manipular es un tic conceptual de la progesía que revela en el fondo bastante desprecio por las personas y sus decisiones, tanto individuales como colectivas ¿tú te consideras manipulable? (ya sé la respuesta, no te molestes) y entonces ¿por qué los demás sí lo son? ¿son más tontos que tú? Eso es una inercia propia de nuestra historia política: cuando las decisiones del pueblo están de acuerdo con lo que yo quiero, ha elegido libremente, cuando no, es que son un conjunto de borregos descerebrados. En realidad, en una democracia saludable, esa es la forma en que deberían funcionar las cosas, con un espacio poblado de opiniones diversas donde el ciudadano se informase, discutiese y eligiera ¿no?
La crisis de la que hablas es el resultado de otra serie de cosas. En realidad hablar de crisis no me parece adecuado: los medios de comunicación gozan de una salud extraordinaria. A no ser que pienses que una situación es crítica cuando no se adapta a lo que tú piensas que debiera ser.
Según lo entiendo, no estamos asistiendo a una conjura mundial del imperalismo estadounidense ni del gran capital ni nada de ese blabla tan chulo. Es mucho más sencillo y triste. Se trata más bien de la pobreza de los intereses que animan el debate público (o lo que debiera serlo). Dices que antes las cosas se veían más claras pero ahora también ¿no? ¿acaso no podemos identificar la línea editorial de El País, El Mundo o el ABC? Por desgracia sí.
Y digo por desgracia por varios motivos: en primer lugar porque al estabular las ideas en un espacio concreto, al final el debate desaparece o se empobrece de tal modo que las ideas se juzgan sólo por su origen, por el lugar de donde proceden.
En segundo lugar porque es un error considerar que la democracia es consenso; la democracia es disenso: la posibilidad de que las ideas opuestas confluyan en un solo espacio público sin que eso suponga violencia.
Hoy en día estamos lejos de este escenario. No hay auténticos debates porque (tienes razón) los medios no los soportan, de tal forma que las ideas circulan de forma subterránea, como ríos de lava y, de vez en cuando, explotan salpicando a unos cuantos.
En lugar de debates, tenemos paquetes de comunicación consumibles, presentados por uno u otro ofertante a su gusto y que ya contienen todo: el hecho y la explicación, de tal forma que no hay que romperse mucho la cabeza. Llega la fecha de caducidad de uno, comienza a oler a podrido y se abre el siguiente. Hoy estamos con la crisis, pero ¿te acuerdas ya del cuál fue el “debate” anterior?
Los medios de comunicación elaboran el discurso en que se refleja una sociedad, el discurso que la hace comprensible a sí misma. Como decía, es esencial saber qué valores fundamentan a quien elabora noticias. Me daría con un canto en los dientes si fueran intereses políticos, o sociales, sobre todo si no fueran los míos, para poder discutirlo. Pero la realidad es mucho más triste: los medios de comunicación valen dinero y las empresas tienen cuentas de resultados. Insisto, no me refiero a las conjuras del gran capital, eso por lo menos, sería novelesco. Es algo más frívolo, más mezquino, tan corriente y aburrido como el balance contable.
Hoy en día quien genera noticias son los Directores de comunicación: de las empresas, de los partidos, de las ONG. No sé si los has visto funcionar alguna vez. Básicamente, ellos redactan la noticia y luego se ponen en contacto con los medios para que la publiquen. Se trata de un mercadeo de lo más simple. Es decir, que posiblemente los calzoncillos de una marca no salen en todas las revistas porque sean mejores, sino porque sus dircom son más hábiles o han pagado más. No sé si pasa lo mismo con el mercado de las ideas, al menos hasta ese punto, pero me temo que algo sí se ha contaminado.
El resultado es una apabullante banalización del espacio público. Ojalá, como tú dices, hubiera una legión de tipos supermalos intentando dominar el mundo. En realidad son una legión de contables, funcionarios y liberados sindicales que quieren asegurar que les llega para las vacaciones en Salou.
Volviendo a lo que decía al principio. Esta situación ha invertido la que se vivía anteriormente en que los medios servían a los intereses. Esa es la auténtica aberración y no otra. Hoy el medio ha dejado de ser herramienta y se ha convertido en fin mismo. De tal forma que la información no se genera al servicio de uno u otro interés (insisto en que eso sería lo deseable) sino en la medida en que contribuya a una mayor difusión del medio en sí (más ventas)
Sólo Internet nos salva de este panorama (pero esto me da para unos folios más y ya basta)
Por cierto, otra cosa en la que no estoy de acuerdo es en lo del papel. La prensa tiene muy poca incidencia y la tele es absolutamente vacía. Quiero decir que por exceso o por defecto muy pocos ciudadanos se forman opinión a través de los medios. Según lo veo, el más efectivo es la radio (y da miedo)
Un saludo.

Ikerlux -

todo esto lo has pensado desde los montes que se ven desde tu cuarto? XDDDD

Ender -

Izkue, yo veo bien el blog :S

Y Morgan ¿Tienes que hablar conmigo? xD Pues vale, no hace falta que me avises con antelación ni nada... xD

Izkue -

Estoy de acuerdo, que los medios de comunicación apestan lo sé desde hace ya bastante tiempo...
Oye, es solo ha mi o el blog se ve to mal...

morgan -

I want to talk with youuuu :O
Esta claro que si te quieres informar bien llega el punto en que lo tienes que hacer tu mismo porque lo que te preparan en el plato para comer ya no esta en buen estado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres