Blogia
Paperback Writer

El señor del sombrero

Bueno, pues me apetecía escribir algo asi, psicodélico. Un poco tétrico, tal vez.

El semáforo no se ponía en verde. La gente llevaba diez minutos esperando, pero el semáforo no se ponía en verde. El hombre del sombrero no estaba nervioso. Confiaba en que aquello solo era un fallo informático. Algo habría pasado en la base de datos de la policía y pensaba, seguro de sí, que lo arreglarían enseguida.
Llovía. Eso no calmaba los ánimos de los transeuntes. Algunos se daban por vencidos y se iban, otros parecían decidirse a cruzar la calle y se arrepentían en el último momento, culpa del abundante tráfico. El señor del sombrero no estaba nervioso. El agua golpeaba su sombrero y caía en abundancia por los límites de éste. Además, el señor del sombrero estaba tan parapetado en su impermeable marrón, que no sentía frío alguno. El señor del sombrero no estaba nervioso.
Otro hombre joven se unió al grupo de los que trataban de cruzar la calle, haciéndolo con especial ímpetu. Aquella era una de las principales avenidas de la ciudad y había cuatro carriles por cada sentido. El tráfico era fluido, rápido y abundante, lo que hacía que el hombre joven se moviera hacia delante y hacia atrás conforme aparecían huecos entre los automóviles. El señor del sombrero puso su mano en el hombro del joven. "Es un suicidio" dijo, "es mejor esperar". El hombre joven también dijo algo, pero nadie lo oyó. El ruido de la lluvia y del tráfico amortiguaron sus palabras. Después, se marchó de allí con cierto desdén y nadie volvio a verlo jamás.
El hombre del sombrero no estaba nervioso. Seguía confiando en su idea de que todo aquello solo era un fallo informático que no tardaría en ser reparado. Y mientras el hombre del sombrero pensaba ésto, el tiempo empezó a transcurrir. La gente iba y venía, pero nadie llegaba a cruzar la calle. Había momentos en los que el hombre del sombrero se encontraba solo bajo la lluvia, y en una ocasión, una mujer que pasaba por segunda vez por aquella acera, le preguntó que cuanto tiempo llevaba allí. El hombre del sombrero le respondio con una calma tal, que podría haber sido considerada parsimonia. "Llevo un rato aquí, pero en seguida cruzaré la calle, en cuanto arreglen este problema informático". La mujer le informó de que ocurría lo mismo en todos los semáforos de la ciudad, pero el hombre del sombrero ya lo había deducido para entonces, pues el tráfico era constante y nunca había espacios vacios en él, que podrían haberse acumulado y arrastrado en algun semáforo que funcionara correctamente.


Había llegado la noche. Ya no había nadie en el exterior, los peatones se habían resignado a no salir a la calle. Solo el hombre del sombrero esperaba en la acera. Esperaba al semáforo, a la luz verde. Desde que tenía memoria, los semaforos estaban en rojo y en verde. Ambas luces se habían ido sucediendo durante años, primero una y luego la otra. Esperar y pasar, esperar y pasar. Así había sido siempre, así era como funcionaba. Pero hoy no. Hoy solo había luz roja en el semáforo.
El viento se levantó y la lluvía golpeaba con fuerza contra todo, incluida la escondida cara del señor del sombrero. Miró su reloj. Estaba parado. No podía ser, la pila siempre duraba tres meses y en esta ocasión solo llevaba uno dentro del reloj. Tres meses exactos, y el señor del sombrero la recargaba una vez transcurrido ese periodo de tiempo. Llevaba años haciendolo... Se quitó el reloj. Tenía ganas de gritar al cielo y preguntar quien le torturaba, pero no lo hizo. Tenía ganas de tirar su reloj al siguiente coche que pasara, pero tampoco lo hizo. Estuvo un rato enfadado y de pronto, algo se encendió en su interior. Volvía a estar tranquilo. Miró a un lado y a otro de la calle. Los coches pasaban mas rápido que nunca, sin pausa alguna. Todos ellos llevaban una velocidad por encima de la permitida en el interior de la ciudad. Iban tan rápido, que era dificil distinguir su forma y color.
El hombre del sombrero puso un pie fuera de la acera. No estaba nervioso. Nunca lo había estado. Corrió hacia el otro lado. Durante diez metros, se movio esquivando los coches con gracia. Éstos no intentaban esquivarlo, ni mucho menos se paraban, pero el señor del sombrero movía su cadera a un lado y a otro, daba pasos, saltos y conseguía avanzar a duras penas.
Un coche le impactó en el costado, con tanta fuerza, que el señor del sombrero voló hasta la acera contraria, cayendo boca arriba. El sombrero había caido lejos de él, con tan poca suerte, que un coche pasó por encima destrozando su elegante forma. Entre sangre y dolor, las estrellas pudieron vislumbrar una cara llena de sabiduría, arrugada y afectada por la vejez. El señor del sombrero sin sombrero sonrió. Era el momento mas feliz de su vida. No estaba nervioso, él nunca lo estaba.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

21 comentarios

... -

Por cierto, sicodélico se escribo con p --> psicodélico
Es solo ortografía

... -

Me encanta

Izkue -

Escribes jodidamente bien...
Mola mucho, y siento no haberte podido leer estos ultimos 12 dias. Me cago en ya.com, no he tenido internete.
He echado de menos el blog.

Ivor -

Pues podría se la presentación de un relato más extenso, que diese pie a un ambiente de tal presión que el hombre del sombrero vea su felicidad reducida a cruzar la calle, no sé, esas cosas. Por cierto ¿sigues la historia de mi blog? Tenemos ideas a cascoporro pa ella.

morgan -

tio... aun no has hecho un relato emparanoiante que deje entrever una super reflexion positiva sobre la libertad?? te pedi que hicieras mas y por favor... (es broma hombre no te quiero presionar eh!xD pero aqui dejo el comentario como que no quiere la cosa :P)

Ender -

Miguel, haces bien opinando como mi hermana.
Ivor, si te sugiere algo especial comentamelo xD

Ivor -

Podría tener la función de ser un punto de partida para las pajas mentales que surgan a partir del relato.
Sea lo que sea, me ha gustado.

mce79 -

Por cierto, lo de Ringo Star en la Joy Eslava, es que el batería de uno de los teloneros tenía un look clavadito al de Ringo.

mce79 -

Yo estoy con Laura.

Aparte de gustar o no gustar, entiendo que con un relato de este estilo intentas contar algo, transmitir una enseñanza o una reflexión... y en este caso, aunque el relato esté bien hecho, yo no veo la enseñanza y/o reflexión.

Y, en efecto, "resignarse a no salir a la calle", no es una doble negación.

bide -

Me ha gustado el relato haber si escribes más.

Laura -

Pero tu único objetivo no será solo que a la gente le guste...¿No?
Seguro que hay otros,hacer reflexionar,causar sensaciones...
No des tu objetivo por incumplido tan facilmente!!jeje

azuma -

oh dios! no indica negacion? toda mi vida equivocado! xDD

Ender -

Bueno, querida hermana mía, en realidad no va a mejorar nada el hecho de que explique porque me recreo en unas partes y el sentido de las cosas. Es como quien hace un libro y luego hace otro explicando el sentido del primero. Las obras, las historias, las novelas, deben entenderse por si mismas. Como le dije a Morgan: si no te ha gustado, da igual que lo explique o no, objetivo no cumplido.

Y Azuma, cuando dijiste lo de resignarse me pareció que tenías razón, pero no :S Resignarse no indica negación. Aun así has hecho bien en decirlo ;)

Respondiendo a los demás... Garci, no te gustan este tipo de relatos xD Me eximo de toda culpa pues... Elias, María, me alegro de que os guste. Y Elias, recuerda que tenías otro relato por ahí, además del que estás haciendo. ¡Pasameloooooorg!

Laura -

Creo que lo que no me gusta es que el principio es demasiado extenso,y te recreas demasiado en partes anecdóticas(el joven,la mujer que pregunta...) que parece que vayan a tener importancia clave al final,pero luego no es así...
Y en mi opinión "se habían resignado a no salir a la calle" no es una doble negación,aunque igual sería mas correcto decir "se habían resignado a quedarse en casa"

Laura -

Pues yo creo que no es uno de tus mejores relatos.

Garci -

Lo siento pero no me gustan este tipo de relatos...

Mary -

Guau!

elias -

como mola¡ por dios escribe pequeños relatos, por cierto aun no he terminado el mio U.u

azuma -

me ha gustado el relato sí, sólo una pequeña corrección sintáctica aquí xD
"los peatones se habían resignado a no salir a la calle"

sobra el "no" ya que de lo contrario estás haciendo una doble negación ;)
un saludo!

morgan -

xD

morgan -

Escribe mas relatos asi por favor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres