Blogia
Paperback Writer

Sancristo-ball

Sancristo-ball

La casa de Ayensa se mostraba sombria y no conseguia encontrarlo.
-A estas horas, debe estar preparando los bocadillos... -pensé.
Pero no, eran las once menos cuarto de la mañana, y Ayensa dormía como un lirón. Recorrí toda su casa en su busqueda, la cocina, el comedor, el salon... Nada.
-¿Mikel? -dije con la extraña sensacion de que hablaba a las paredes.
Entonces oí una vocecilla ronca, que provenia de su habitacion y decía:
-Aquí... -claro, debí mirar en su cuarto desde el principio, pero me engañé a mi mismo pensando que estaria levantado, que le vamos a hacer.
Así que me dirigí a su habitacion y lo allé tendido sobre la cama y completamente desnudo. Fue una suerte que estubiera vocabajo, porque de no ser así, habría perdido mi inocencia allí mismo. Al ver la imagen, no pude evitar echarme a reir como loco, lo que fue suficiente para despertarlo. Se duchó, se vistió, me enseñó cosas del ordenador, cogió su mochila y salimos a la calle.
-Por cierto, tengo que comprarme los bocatas, así que vamos al bar.-dijo Mikel.
Fuimos los dos a ese bar que hay en frenete de su casa, el que tiene fotos del encierro en blanco y negro procedentes del año de la pera. Se compró dos bocadillos, uno de lomo con pimientos y otro de tortilla... O algo parecido, no lo recuerdo muy bien. Después nos encaminamos al lugar de encuentro con los demás, donde nos surgió el primer problema del día: Joseluis y Koa no aparecían. Lo de Koa se solucionó rápido, llamamos a su casa y nos dijo que su hermano venía a comer. En cuanto a Joseluis, no tubimos mas remedio que darle por muerto y continuar sin él.
Estabamos Chetus, Torreblanca, Unai, Garci, Julen, Ayensa y yo [aprovecho esto para recordar aquello de; estabamos yo, torreblanca, daniel torreblanca, dani, torre...] y lo primero que hicimos fue ir a un capravo a comprar bebidas. Fue entonces cuando llegó la fase de confusión: "¿Qué hacemos?, ¿Cómo narices vamos hasta Sancristoval?, ¿Vamos andando o en Villavesa?, y en el caso de que vallamos en villavesa... ¿Cual cogemos?". Tras mucho dialogar, Dani nos informó sin mucho ímpetu de que ir a Sanjorge nos acercaría bastante. Así que cogimos la siete, que a decir verdad, creo que lo hicimos por la ausencia de más propuestas.
Cuando subimos al autobús, no fue la única vez que entoné aquello de "estamos, perdidos, perdidos, perdidos" en todo el dia, pero no adelantemos acontecimientos, cada cosa a su tiempo. Dani habló con el conductor. No estoy muy seguro, pero creo que le contó toda su vida: que si nos pasa esto, que si que pueblo nos queda mas cerca, que si hasta donde va esta...
El conductor del autobús accedio a ayudarnos, mas que nada, creo yo, para quitarse a Dani de encima:
-No os preocupeis, cuando lleguemos a la parada de la linea 14, yo os aviso para que os bajeis. Luego cogeis ese autobús y ya esta.
El conductor cumplió su palabra y nosotros seguimos sus instrucciones sin rechistar, bueno, tal vez un poquito.

Al cabo de unos minutos, estábamos en Artica, un pueblo de mala madre donde comenzaba nuestro viaje. Tomamos un camino comodo, sin mucha pendiente. Allí fue donde Garci se acabó la botella de agua y donde la cámara de Julen empezó a escasear de batería. Como acabo de decir, el camino era comodo, por lo que nuestro espíritu masoca y nuestro espíritu aventurero nos invitaron a ir por un sendero, de grandísima pendiente y nada cómodo, pero que en general, era mas corto (sí, el espíritu vago tambien tuvo algo que ver en esto). Era difícil, pero apenas tenia riesgo, lo único que hacíamos era seguir el sendero y punto.
Estubimos un rato caminando-escalando cuando llegó el segundo problema de la jornada: el sendero se acabó. Sí, se acabó, termino, llegó a su fin y lo único que veíamos eran matas y piedras adornando la pendiente. Nos miramos unos a otros, confusos y sin saber que hacer. Creó que fue entonces cuando grité una estupidez, algo así como:
-¡Si no hay senderó, lo habrá una vez hallamos pasado! -y me adentré en las matas... Ignoro si alguien me siguió, o si aprovecharon esos segundos en los que estube ausente para criticarme, pero el caso es que encontre otro sendero, un poco mas arriba. Me di la vuelta y les grité que vinieran.
Continuamos nuestro recorrido por senderos como el anterior, y el problema "fin de sendero" nos ocurrio otras dos veces, en las que fue solucionado de la misma manera.
 

(si te estoy aburriendo, aprovecha este momento para tomarte algo o hablar con alguien, luego retomalo, eso sin duda)

A eso de las dos y media ya estabamos en la cima del monte, donde comimos. Estabamos algo cansados, pero todavia no quedaban ganas para discutir sobre sandeces. Que si la novia de Julen esto, que si la de Chetus lo otro...
Pasaron los minutos y ya habíamos acabado de comer y de discutir. Y claro, os preguntares: ¿Qué pueden hacer unos cuantos adolescentes aburridos, que se hallan en la cima de un monte solos y al lado de un grandisimo fuerte de la guerra civil abandonado y lleno de galerias? Pues por depronto entrar, como no.
Recorrimos el contorno del fuerte en busca de algun hueco o algo que no lo hiciera inexpugnable. La primera vez que entramos, lo hicimos a traves de una ventana, que conectaba con nosotros gracias a un tronco, puesto a modo de puente sobre un pequeño foso de tres metros de profundidad.
A mi no me gustó, era siniestro, pequeño y mal iluminado. Pero solo era una galería y yo estaba seguro de que existía la posibilidad de acceder a alguna otra. Así que salimos de allí y buscamos otro hueco.
En efecto, encontramos otro de mas facil acceso, un poco mas alante. Ignoro cuanto tiempo estubimos en el interior del fuerte, caminando por pasadizos, patios, habitaciones, cocinas, escaleras de caracol, trampillas, etc. En alguna ocasion llegamos a puntos de oscuridad total, en los que a pesar de la insistencia de Chetus, no nos adentramos a escepcion de una vez.

La tarde siguió su transcurso; salimos del fuerte, merendamos, pedimos agua a los bomberos (a todos nosotros se nos habia acabado y estabamos sedientos), bajamos del monte y descansamos una hora en Artica, donde Ainhoa nos estaba esperando.


(la foto es la prueba de que Garci se quedó sin agua y de que la camara de Julen se quedó sin bateria)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

libertaria -

da gusto ver como lo pasais... la proxima vez llevar mas agua para que no sufra el chico

mce79 -

Debió ser una excursión muy divertida!
Os recomiendó visitar el castillo de San Cristobal de noche... si es que os atreveis... WUO HO HO!!

Ender -

Me alegro que te guste, dani

Danielo -

Muy bueno! ;). Jaja. Bueno que se pasa un buen rato leyendo estos articulos, estan bien hechos y te ries un rato.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres