Blogia
Paperback Writer

Música

Pete Seeger

Cuando acabé el instituto, tras la última clase de matemáticas, el profesor se acercó a mí y me dio un papel. Una notita pequeñita. La tenía hasta hace poco, pero creo que la he perdido. Debí perderla hace un par de años, porque recuerdo muy bien abrir la cartera y verla ahí, doblada, entre las tarjetas y carnets. Intento atesorar toda esa clase de cosas, pero a veces es difícil. Era un papelito muy pequeño. Aún recuerdo la forma que tenía la letra P, de Pete Seeger. Estaba escrita con estilo y personalidad. Y luego ponía entre comillas "My rainbow race". Era una canción que el profe quería que escuchara. ¿Por qué esa canción? La verdad, no lo se. Es una canción un poco cursi, quizás, un poco hippie. Creo que mi profesor me tenía por alguien sombrío. Solía faltar a muchas clases y algunas mañanas no estaba para nada, aunque intentaba ocultarlo. Sí, un adolescente con altibajos, nada raro. A veces bromeaba conmigo y me decía que yo era un vampiro, porque no me gustaba que le diera el sol a mí mesa. A día de hoy no me gusta trabajar con demasiada luz, me desconcentra.

El caso es que llegué a casa y escuché la canción. Aunque resulte increíble, me fue imposible encontrar la versión original. En youtube lo mejor que había era un señor microfoneado que no lo hacía nada mal. Y por internet no logré encontrar nada mejor. ¿El internet del 2009 estaba todavía en gestación? Bueno, la letra de la canción dice, a grandes rasgos, que hay un cielo azul, un gran océano y una tierra verde. Luego dice que algunas personas son como las avestruces, y que prefieren esconder sus cabezas en la arena. Que la libertad no es fácil de conseguir, y lo mas importante, que aún es muy pronto para estar muerto. Obtuve los acordes fácilmente y me la aprendí, con la guitarra. Luego, mi amigo Gonxal y yo la tocamos en un par de bares, él con el cajón y yo con la guitarra. Nos gustaba mucho esa canción. Es bastante directa y algo gratuita, pero es bonita y sincera. Solíamos juntarla con una de mis canciones, Las Cosas Feas, porque ambas están en el mismo tono y la armonía es parecida, así que tocábamos una detrás de la otra.

Hace unos pocos días, el autor de esta canción la palmó. No se muy bien por qué pero nunca he indagado nada sobre él, aunque creo que es bastante famosete en Estados Unidos. A lo mejor me bajo un par de discos suyos, a ver que tal. Pero bueno, la cuestión es que está muerto y me da cierta pena. Recuerdo a mi profesor de matemáticas preocupándose por mí, recuerdo a Gonxal haciendo el ritmo de la canción, recuerdo cuantas veces me he sentido triste y cuantas veces he cantado My Rainbow Race. Veo vídeos de este señor, Pete Seeger, y veo a un anciano fibroso, lleno de energía, sonriente, valiente. Y me pregunto si yo seré así algún día, si algún día haré una canción así, tan feliciana y tan redonda, para que la canten adolescentes con altibajos. Si, como él afirma, aún es pronto para estar muerto.

En fin, adiós Pete Seeger, descansa en paz.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Animal

Hace poco conocí a Patxi Ezkieta, un artista muy influyente de mi ciudad. Hablamos durante un rato. Para aquel entonces yo ya tenía lo que era una idea, o tal vez un proyecto, de canción. En el fondo siempre tengo en la cabeza algo relacionado con la música. Bien porque se me haya quedado grabada alguna estrofa de alguna canción conocida, o porque haya descubierto unos acordes que suenan bien tocados uno detrás de otro. Es igual.
No se como surgió en mi conversación con Patxi, no se muy bien de que hablábamos, pero sí recuerdo algo que le oí decir y que me gustó mucho. Me dijo: yo no tengo mucha humanidad, yo lo que tengo es mucha animalidad. Esa frase tan cargada de poesía me trastocó un poco al principio, pero luego empezaron a ocurrírseme algunos versos. Al día siguiente cogí la guitarra y lo junté todo un poco. Y en una semana, había compuesto una canción. Desde luego no una canción brillante. Ni siquiera me atrevería a decir que se trataba de una buena canción. Ni la composición era nada del otro mundo ni tampoco mi forma de interpretarla. El fin de semana pasado se la enseñé a mi hermana, Laura, y también a Nuria, y a ambas les gustó mucho. Eso me dio ánimos.

El domingo tuve que coger un tren, a eso de las diez de la mañana. Estaba muerto de cansancio pero con mucha energía al mismo tiempo. Recuerdo que cuando subí a mi vagón, me hayé totalmente descolocado. Tal vez porque tenía muchas cosas en las que pensar y tal vez porque acababan de darme un buen beso, y los buenos besos siempre le dejan a uno desubicado. Allí conocí a Luis, un actor vitorino. Luis estaba sentado en su butaca, del lado del pasillo, y me preguntó si mi asiento era el de la ventana. Yo miré los números y vi un cuatro donde realmente había un dos. Personalmente creo que cometí la confusión porque cuatro es el cuadrado de dos, eso y que estaba un poco alelado. Aunque parezca mentira, siempre cometo esas confusiones con las potencias. Será porque en la universidad me tienen a vueltas con ellas todo el día. Es igual. El caso es que dije que sí, y Luis me dejó pasar. Me senté a su lado.
La conversación con Luis fue estimulante. Por la manera que tenía de hablar de cine pensé que debía ser un buen actor. Despertó en mi mucha curiosidad por el cine español y por algunas películas, pero también tocamos otros temas. Hablamos de deporte y de poesía. Incluso acabamos leyendo algunos poemas que Luis llevaba encima, y uno de Goytisolo que llevaba yo en la cartera. Ya veis. El viaje se me pasó volando. Hacia la mitad llegó la señora que era dueña legítima de mi asiento, y aceptó gustosa a cambiármelo por el mío.

Y así, cuando llegué a casa empecé a pensar en la canción que había compuesto. La manera en la que Luis me había hablado de sus papeles en cortos y de las obras de teatro que había interpretado, me hizo sentir cierto cariño hacia mi canción. La toqué solo, en la intimidad de mi cuarto, y cuando lo hice, pensé en muchos autores. En cosas malas que me habían pasado, pero también en muchas cosas buenas de las que me enorgullecía. Y como no en aquella frase de Patxi Ezkieta en la que reconocía abiertamente su animaliad. Tal vez todo ese orgullo me llevó a exponer mi persona en internet. No lo se.

El punk mas fresco que sonó en Pamplona - Lo Blanco del Jamón

El punk mas fresco que sonó en Pamplona - Lo Blanco del Jamón

Lo Blanco del Jamón es el grupo musical que junto a los Beatles, protagonizó mi adolescencia y mis años de instituto. Recuerdo muchas noches en los pequeños antros del casco viejo de Pamplona, con Lo Blanco del Jamón, el punk mas fresco, original y bueno que ha sonado en este agujero de ciudad, sonando a todo trapo. Qué bien recuerdo aquellas noches, como fotogramas congelados en mi memoria. Recuerdo a Íñigo con aquella chupa vieja llena de chapas y el pelo cortado en escobilla, mientras cantaba aquella coña en forma de canción, El Blues del Cardo, que rezaba mas o menos así: baila nena el blues del cardo, te arranco una pierna, te arranco un brazo. Y recuerdo enloquecer con aquellos versos, dar botes como un loco bajo las miradas inquisitivas de los camareros, acojonados por lo que le pudiera pasar al bar en cuestión, pero complacidos por todas las cervezas y copas que se les iban de las manos.

Pachen, Dani, Julen, Miguel e Íñigo, también conocido como Bide, eran mis amigos y los componentes del que siempre será mi grupo preferido junto a los Beatles. Y ayer, en casa de Julen, después de un buen desayuno a base de tostadas y café, sentados en la mesa y con el portátil delante, destapamos poco a poco, todo este pasado. Cosa que no estuvo muy fácil al principio, pues Julen no sabía donde había puesto aquel disco, aquella "maqueta número dos" que contenía todos los trabajos, o casi todos, de Lo Blanco del Jamón. Al final apareció, y una a una, fuimos escuchando todas las canciones y comentándolas. Mavelich, El Pá, Partido Liberal, Echa el freno Madaleno, Agua de Borrajas, entre otras. Está me gustaba mucho, esta siempre la tocabais dos veces. Julen me dijo de El Pá, una de sus primeras canciones: es una canción que sin duda habla de esta ciudad. El Pá, sin duda, era una canción que describía muy bien al propio grupo y al ambiente que reinaba aquellos días. Me quedo con una estrofa que decía:

Una ciudad plagada de golidos, con un montón de grupos escondidos, vives en unos tiempos un tanto raros, preferirías vivir hace treinta años.

Una de mis preferidas era Echa el freno Madaleno, canción basada en el relato Micromegas cuya lectura nos recomendó nuestro profesor de matemáticas, Javier Bergasa, una persona que sin duda completa todos estos buenos recuerdos.

Lo Blanco del Jamón fue un grupo que dejó una huella innegable en esta ciudad, y sin duda alguna, en mi persona. Dieron bastantes conciertos, y sorprendían mucho, la verdad. Muchas personas se quedaban atónitas al escucharlos. Desde luego, no por la calidad técnica de la interpretación, ni por la exactitud en los ritmos, ni por la calidad de la voz. Tal vez sí por la frescura, por unas letras que hablaban de divertirse, de las cosas que nos llamaban la atención y que no hablaban de ETA, ni de cárceles, ni de mierdas en vinagre. Eso era lo que hacía que Lo Blanco del Jamón no fuera un grupo de adolescentes mas, eso es lo que les hacías únicos. Una personalidad musical que brillaba con luz propia, un sentido del humor enorme, una inocencia que admiraba todas esas cosas que desconocíamos.

Pero los años han pasado y allí se han quedado mis ratos de dar botes con mi grupo preferido. De lo que ha venido después, poco podría resaltar de esta forma. Y si Lo Blanco del Jamón hubiera seguido tocando, no se que habría pasado. Ojalá algún día vuelvan a aparecer en algún bar. Ese es el sueño de mas pamploneses de los que se piensa. Ojalá algún día vea un cartel en la puerta del Toki Leza, o el Katos, o algún bar similar, diciendo "Lo Blanco del Jamón, el regreso mas esperado". Mientras tanto me pierdo entre los recuerdos que me asaltan con cada canción que voy escuchando. Una vez oí, "si se te acaban los buenos recuerdos, esfuérzate y pronto tendrás nuevos". Yo soy una persona muy dada a los recuerdos, lo cual no siempre es bueno. Pero está bien contar con buenas experiencias, hace que las malas cobren menos importancia.

Lo que se ve arriba es un renderizado realizado sobre una foto que yo mismo tomé.

El hombre linterna

El hombre linterna

Lo mejor para el ánimo son las duchas de agua fría, y la buena música. Esto es así desde que el mundo es mundo. Yo, por ejemplo, estos días estoy escuchando mucho un grupo que se llama El hombre linterna. Que son un montón de tipos graciosetes que han tenido una idea muy buena, versionar canciones de dibujos animados de los ochenta y noventa, y como lo hacen muy bien, pues me gustan. En youtube está imposible ver ninguna de sus canciones, pero si a alguien le interesa, están perfectamente disponibles en Spotify. Solo tienen un disco, que se llama Cartoon Rock. Creo que las mejores versiones son la de David el gnomo, y la de Willy Fog. De esta última serie han decidido versionar la canción que daba cierre a los capítulos, una canción que a mí siempre me ha encantado. También tocan la de Bola de Dragón, Oliver y Benji, Los mosqueperros y la horrible canción Marco, entre otras.

Así que nada, básicamente quería decir eso. Respecto a lo de las duchas frías, pues no hay mucho que decir. Dicen que es bueno para la circulación y a mí me dejan como nuevo. Además son mas baratas. Yo, ahora mismo, voy a darme una. Nos leemos.

La viejecita de mozambique

Esta es una canción que mi padre solía poner en el coche cuando yo era pequeño. Se que todo el mundo lleva alguna canción así en el corazón. A veces, las canciones que escuchamos de pequeños nos impregnan, tal vez, para el resto de nuestras vidas. A mí ha debido pasarme eso con esta canción. Cuando era pequeño no la entendía muy bien. Los conceptos de exilio, libertad y guerra se me escapan. Hoy, quien sabe, tal vez los entienda mejor que antes. Y aún me gustaría entenderlos todavía mejor cuando pasen los años. En fin, es curioso y grato pensar que siempre me va a gustar esta canción y que nunca la olvidaré. Esta bien saber que en mi mente, hay algo que nunca cambiará.

El final del video se corta, no se porque. El montaje tampoco es muy bueno, habría sido adecuado incluir imágenes de España también. Es lo único que encontré por la red.

Kokoshca y los estilos musicales

Si hace tiempo hablé de una entrevista a los Nerviosos, hoy voy a hablar de otro grupo de Pamplona que se llama Kokoshca.
Nunca los he escuchado en directo y es algo que me fastidia, pero todo se andará. Mi amigo Miguel me dejó hace unas semanas su primer disco y aquí lo tengo. Si bien se me ocurrió hablar de los Nerviosos a raiz de que leí una entrevista que les hacían en un blog, está vez se me ha ocurrido hablar de Kokoshca porque también he leido una entrevista que les han hecho en otro blog. ¿Será casualidad? La verdad es que me encantan las entrevistas a artistas y es un formato periodístico que me motiva. Creo que asediar a un artista a base de preguntas es algo muy divertido y muy estimulante.

Hablo desde mi experiencia como artista, si es que tengo algo de eso, cuando digo que un artista no reflexiona mucho sobre el porqué de su arte y suele atender a razones sencillas, tal vez un "me siento mejor haciendo música". Pero claro, ese "me siento mejor" corresponde a un plano superficial y yo siempre he pensado que desde la inconsciencia, hay muchas mas cosas que mueven a un artista. Yo creo que en el arte y en la música hay mucho de comunicación. Pero no es una comunicación normal, no es algo meramente informativo. Tal vez comunicación no es una palabra adecuada y en cambio términos como transmisión o envío sean mejores. Me refiero a que con el arte se transmiten muchas cosas, muchas sensaciones, muchos sentimientos que sencillamente no se podrían transmitir hablando. Tal vez con algún buen poema o una muy buena narración, pero aún así es algo diferente. Tanto el observador como el artista, músico en este caso, son conscientes de alguna manera de esta transferencia y eso hace que ambos se sientan bien. Y vaya que esta es una reflexión que me gusta, tal vez porque guarda relación con el altruismo y niega un poco esa realidad del ser humano egoísta en la que muchos creen.

No se si en Kokoshca habrán pensado en estas cosas. Yo pienso que sí, porque su música refleja mucha autenticidad. Y quería decir que me ha hecho mucha gracia el entrevistador, porque insistía en preguntarles sobre estilos musicales, en situar al grupo en algún estilo. Pero yo creo que Kokoshca está completamente desmarcado de todo ese rollo de los estilos. Tal vez para un crítico de música sea útil hablar de estilos musicales, pero para un músico no lo es. Eso pienso yo. Un buen músico se preocupa solo de hacer música, de extraerla de si mismo y de que exprese, transmita y envíe todas esas pequeñas realidades de las que he hablado antes. Si resulta que podemos agrupar esa música debido a similitudes entre las diferentes canciones, pues vale. De no ser así, no pasará nada. Por eso me gusta tanto Kokoshca.

En Pamplona hay un bar que se llama Singular y que me viene bastante bien para ejemplificar esto de los estilos. El Singular se anuncia como bar indie, sea lo que sea eso de indie, y en efecto, la música que allí se puede escuchar debe corresponder a este estilo, indie. Si es que existe. Debo decir que los pinchadiscos de ese bar son pésimos. Antes había uno bueno pero desde hace algún tiempo no lo he visto por allí. Los pinchadiscos son malos porque están convencidos de que la música que pinchan es indie y de que el resto de canciones del mundo no lo son. Y por ese motivo solo pinchan eso, indie. Sin embargo, hay muchísimas canciones que también cuadrarían con el ambiente que quieren que tenga el bar pero que jamás escucharé allí por dos motivos. El primero, porque son canciones de antes de este siglo. El segundo, porque las canciones de antes de este siglo no son indies. ¿Me explico? Muchos pinchadiscos son como fervientes religiosos. Tienen fe en un estilo. Creen con todas sus fuerzas que ese estilo existe, que es un ente que provoca que otros seguidores del mismo disfruten. Pero ese ente no existe, solo es una ilusión. Enfocarse con un estilo, por lo general, es una perdida de talento. Hay artistas que consiguen estar satisfechos con un solo estilo, como Elvis Presley o muchos bluesmen. Entiendo esos casos. Al final todo se resume a ser auténtico, a hacer lo que realmente quieres hacer. Eso influye mucho en la calidad del resultado, pienso yo.

No se si he empezado este artículo con la idea de decir algo mas que lo que ya he dicho. Kokoshca es un grupo que me gusta bastante, sus canciones me gustan, me gusta oirlas, hacen que me sienta bien. Me tranquilizan si estoy nervioso y me animan si estoy triste. Pero lo que mas me gusta es la honestidad del grupo con sí mismo.

Y ya acabo. Como siempre, recomiendo Kokoshca a todo el mundo. Aquí su myspace.

Russian Red

Cuando estaba en el hospital solía escuchar Russian Red. No se porque hablo tanto de esto, solo fueron 36 días, así que tampoco fue tanto tiempo. Pero bueno, quería decir eso, que solía escuchar ese grupo. Ahora ya no lo escucho tanto, no se muy bien porque. Solo tienen un disco, creo, así que es facil hacerse con su sonido. Y bueno, tampoco tenía ganas de hablar de su música... Tal vez solo quiera manifestar que esta chica, la cantante, hace que me sienta bien. Bueno, tal vez no sea eso. Tal vez me haga sentir raro, diferente, pero tampoco es algo desagradable. El año pasado la vi en San Sebastián durante el Jazzaldia y supongo que muchos de los que estábamos allí nos debimos enamorar un poco de esta persona. Y esto es una cosa estúpida, enamorarse de un cantante o actor. Porque son personas a las que no conoces y es injusto. Solo porque una chica sea cantante no debe merecer algo así, aunque tampoco voy a darle nada mas que este pequeño artículo que nunca leerá. Estoy diciendo tonterias porque soy muy dado a decir tonterias. La verdad es que cada uno puede sentir lo que quiera y punto.

Luego alguien me dijo que tenía un amigo que la conocía en persona y que era un chica muy estúpida. Pero me muestro bastante reacio a creer algo así, porque a mi ella me gusta, tanto como te puede gustar alguien a quien no conoces de nada. Y en este sentido me siento bastante simple, o tal vez debería decir idiota. La verdad es que a veces no lo se. De todas formas no puedo pensar que es estúpida, que es esto o lo otro. Porque yo me siento agradecido, porque su música me encanta, y a parte de escucharla en Spotify, no he hecho nunca nada por ella. Así que, que menos que decir: no, no es estúpida, y escribir estas lineas que si que me están pareciendo algo tontas.

También me dijeron que tocó una vez en el bar al que yo suelo ir a echarme unas cervezas de vez en cuando. ¿Estó es posible? Pues no lo se. A veces me siento allí, con una cerveza en la mano, e imagino que está cantando una de sus canciones.

Pop

El sábado estuve en un concierto. El grupo Love of lesbian vino a Pamplona, y yo ni siquiera era seguidor suyo, pero unos amigos iban a ir y me uní a ellos. No se muy bien porque lo hice exactamente, creo que simplemente tenía ganas de ir a un concierto así, bueno, profesional, no se si me explico. Porque en Pamplona siempre estoy yendo a conciertos en bares, normalmente de grupos nóveles. Que está muy bien, pero tenía ganas de ir a uno donde poder saltar, cantar y todo eso que normalmente no se puede hacer en un bar.
Love of lesbian es para mi un grupo Pop, aunque algunos amigos me dijeron que mas bien era pop-rock. Pero para mi pop-rock es un término atroz. Cada vez que alguien dice pop-rock, me imagino a un engendro, a un semiorco. Mezclar pop y rock, para mi sería como mezclar chocolate y queso gruyer, o huevo frito con mayonesa. Pero de todas formas no creo que sea posible hacer algo así porque son dos estilos inmiscibles. El pop seguirá siendo pop por mucho que se le ponga distorsion y el cantante rasgue la voz. Y el rock será rock hasta el fin de los días, mientras sus canciones hablen de rock and roll, y exista esa marcha innegable. Pero en fin, no quiero enrollarme con esto de los estilos, porque no se si catalogar a la musica en estilos es del todo beneficioso. Solo decir que claro, estamos en lo mismo. A la gente no le gusta decir "esto ya se ha hecho antes". Y de ahí el término pop-rock. Pero no nos engañemos, el indie no es algo nuevo. La movida madrileña ya era indie. Y no me refiero a que la modiva fuera novedosa y transgresora. No, me refiero a que aquella música es parecidísima al indie actual, o al pop de ahora, o al pop británico, términos que me parecen mas adecuados. Y tal vez esta fue una de las razones por las que fui al concierto, porque Love of lesbian me recuerda a Nacha pop. Y porque el pop es un buen estilo cuando no está prostituido, como todos los estilos, supongo. Y disfruté, me gusto mucho.

Os voy a enseñar mi canción preferida del grupo, que también es bastante conocida así que igual ya la conoceis. Me gusta muchísimo la letra, creo que es sublime, es muy gráfica. El videoclip es HORRIBLE. Por favor, no lo veais. Es muy malo, escuchad solo la cancion.

 

 

Solo quedamos los buenos

Llevo estudiando a fondo desde el viernes, y empiezo a estar hartito. Pero como me dijo alguien ayer, con calma, mejor esto que luego deslomarse trabajando, aunque no se. Habría que verlo, ser estudiante también es duro.
Quería enseñaros una canción de Vetusta Morla, que no forma parte de su disco, y no se en que trabajo está incluida. Pero es bastante buena y me gusta, así que sobran motivos para ponerla aquí.

 

 

Me compré el primer y único CD por el momento de este grupo pero no se que he hecho con él, vamos, que lo he perdido. Pero yo creo que no ha sido mi culpa, seguro que se lo dejé a alguien y no me lo devuelve o algo así. Al menos yo quiero creer eso, porque me gustaba mucho y me dolería haberlo perdido por méritos propios. Por cierto, que hablé un poco con el guitarrista en San Sebastián y me pareció un tío estupendo, un verdadero artista con ganas de hacer buena música y con una visión mas que intersante del mercado musical. No por nada su primer CD es autoproducido, y el segundo también lo será. O al menos eso dijo.

Lo sé, porque muchos ya se fueron, y hoy sigo sus pasos al caminar. Y aquí tu y yo, solo quedamos los buenos, naide nos enseña... ¿No es genial?

No mas conductores suicidas



Oh, esta canción tiene un tonillo muy interesante. Un ritmo muy... ¿Dinámico? Es una de esas canciones que da ganas de echar a andar con paso rockabilly, y decir ¡Yeah! Y disparar con un revolver imaginario construido con los dedos de la mano al cruzarte con algún conocido. Sí, definitivamente es algo dinámico. A mi particularmente también me da ganas de hacer algo, algo, unos versos tal vez. Sí, como un poema o algo.

 

Salgo de casa con zapatos de claqué,
y el clack clack de su sonido me trae el ritmo
de un paso desenfadado,
y una vida parabólica.
Yeah. El sol ya se ha escondido,
no hay problema mientras salga de mañanas.
Voy atento con zapatos de claqué,
soy sin rumbo como un mozo sin crecer,
voy atento como el humo del tabaco,
cuando tu cruzas la entrada de algún bar,
si se aparta y para hacerte acariciar.
Yeah, y el clack clack de mis zapatos.
Ya la vida experimenta nuevos rumbos,
y la acera se relaja con mi paso.

 

Creo que Sabina tocó en Pamplona hace unos días. Aquí uno que no fue porque no tenía dinero, que se le va a hacer. Ah, eso me recuerda que mi cuarta armónica ha fenecido, se le ha roto una celdilla y no tengo dinero para otra. Hay que ver, tengo que ahorrar o algo. En fin, un abrazo.

Hey Jude

 

Hey jude es una canción de los Beatles de esas a las que no presto mucha atención, por la sencilla razón de que la escuché muchísimas veces cuando tenía unos 10 años, durante la época en que descubrí al grupo. En realidad me ocurre lo mismo con casi todas las canciones que están en el albun recopilatorio "Beatles 1", seguramente el disco que mas veces habré escuchado en toda mi vida. En el que por cierto, se realizó una remasterización buenísima y mas que suficiente. No hacían falta mas remasterizaciones, gracias de todas formas, Apple.
El otro día me puse a escuchar esta canción y por primera vez desde un par de años, me animó. Me animó muchísimo. Me imaginé que yo era el tal Jude, y que los Beatles me animaban. Mucha gente ha interpretado esta canción como "los beatles ayudando a Jude a hacer una version de un tema x". Yo no tomo esa interpretación, para mi es simplemente una cancion que da animos. Una canción de animo. ¡Ánimo! Me dijeron los Beatles el otro día, cuando escuche su canción.
Por cierto, creo que en este video se comprende el triunfo sexual de Ringo Starr.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Parklife

Pues nada, que no tengo mucho que contar. Estoy agotado, el hospital pasa factura. Me canso con dar dos pasos, y no ayuda ir a la cama tarde. Por cierto, un sitio genial: The House of Beer. Un bar nuevo cerquita de mi casa. Puedes pedir una mesa con grifo de cerveza. Te sientas allí y le das caña. Sale al mismo precio. En realidad no deja de ser una estrategia comercial, porque una vez que estas sentado y con tu grifo, bebes mas de lo que beberías en la barra, teniendo que llamar al camarero y pagando cada vez.
Ah, si, que quería enseñaros un video muy chulo. Además es curioso, porque aparece el actor que interpretaba al protagonista de la gran película Quadrophenia. He aquí a los Blur, unos tios que parecen directamente sacados del sotano en el que jugaban a Dragones y Mazmorras.

Y antentos al nada original guiño al Abbey Road, de los Beatles. No deja de ser gracioso. También me gusta la bofetada final que se lleva el cantante. No se muy bien porque, pero uno se queda agusto viéndolo...
¡Y gracias a Pachen (Patxy en los comentarios) por regalarme aquel fantástico CD del grupo!

Across the universe

Joder, que estoy contento. Es esa sensación que te da ganas de abrazar a todo quisqui. Y me sorprendo a mi mismo pensando "no me importa". Cada dos por tres lo pienso. Hemos llegado tarde al cine, no me importa. Mamá se ha enfadado porque has agujereado la pared del cuarto, pues vale. No es que esté pasota, es que me he cansado de la preocupación misma.

Bueno, a lo que iba. Ayer oí la mejor canción que he oido en meses. Across the universe, de los Beatles. La tocaba un treintañero de pelo rizado y barbucia de semana, con una acústica nuevecita y negra. Brillante. No se que le hizo a la canción, no se como lo transformó y si soy sincero, no me importa. Simplemente la tocó. Fue casí carismático el entrar al bar, Toki Leza, y oir esa canción como si tal cosa. La gente no se sorprendio mucho, siguió sentada a la barra con sus birras a medio llenar, ¿Y por qué iban a sorprenderse? Las buenas canciones no están para sorprenderse, sino para disfrutar. Del disfrute no hace falta aprender nada, porque es un fin en si mismo. Aprender de lo bueno queda relevado a un segundo plano.
Ayer admiré a un treintañero de pelo rizado y barbucia de semana, que tocaba una canción de los Beatles en un bar poco transitado. Ayer admiré a los Beatles, ayer admiré a mis padres y a mis amigos. Ayer admiré a mucha gente. No fue suficiente.

 

Los nerviosos

Los nerviosos

Que manía con meter todo en paquetitos. Eso he pensado hoy, al leer una entrevista a "Los Nerviosos", un grupo Donostiarra que sigo desde hace tiempo. Indi, música Indi decía el periodista... Y yo digo que no, señor. Que ya puede usted buscar paquetitos donde meter a Los Nerviosos, que ni indies, ni nada.

La verdad es que tienen su estilo propio. Ayer por fin estuve viéndolos en directo. Los Nerviosos es un grupo compuesto por dos miembros, Pablo a la guitarra y Javi en la batería. Tocan canciones sencillas, tranquilas, naturales y espontáneas. Y por eso me gustan. Sin complicaciones.
Nos agradaron con su buen rollo y su tranquilidad. Y hasta coreamos sus divertidas letras. Me gusta cuando uno oye música en directo, y al mirar hacia los lados, ve a un montón de gente con una sonrisilla en la cara. El concierto acabó, y Los Nerviosos se quedaron por allí, tomándose unas cañejas.
A veces pienso que su música es de libre interpretación. Te lo puedes tomar como cosa metafórica, o no. Puedes ver una historia de desamor e infidelidad en su canción "La araña" o la simple vida de una araña que vive en tu armario. A mi me gusta mucho la canción "Mi chica de Marte", donde a mi entender se trata lo raro, lo diferente. El disenso, como decía Javier. El marciano tranquilo, como ellos dicen. Que paz me traen los nerviosos...

El gran Nino



No se porque, pero hay cosas que nunca pasan desapercibidas en mí. Supongo que a todos nos pasa. Este cuadro no es como los demás, es especial, pienso al ver una foto de Nueva York en un restaurante de comida rápida. ¿Nadie mas se ha fijado en lo que acaba de decir tal persona? No era propio de él soltar ese ápice de lucidez. O alguien pone una canción en su equipo de música sin darle mucha importancia y dice: mira, ¿Sabes quien es éste? Y yo pregunto ¿No es el gran Nino Bravo?
Pues en efecto, es el gran Nino Bravo. Me recuerda a Elvis, por su carisma personal, la nitidez de su voz... Por lo sublime. Letra sencilla y cursi, pero genial. No hace falta mas, Nino, así esta perfecto. No cambiemos nada, no remastericemos, ni sonidos electrónicos, ni un nuevo triunfito versionándote. Esta canción es nuestra, tuya y de la gente. Dejemosla tal cual. Dejemosla resonar en mi cabeza un tiempo mas.

Los Beatles miran a Lo Blanco del Jamón

Los Beatles miran a Lo Blanco del Jamón

En la sala donde ensaya Lo Blanco del Jamón, hay una foto de los Beatles. Tiene el mismo formato que Let It Be. Salen los cuatro, cada uno en un cuadrado independiente, mirando hacia delante.
Creo que la mirada que mas me gusta es la de George, tal vez porque es el que menos serio está. No es dificil ver una sonrisilla en sus labios. También esta Ringo, con una mirada muy parecida a la del albun que ya he mencionado. Tan serio e interesante. Es difícil describir la mirada de John... Está con sus parpados caidos y la barbilla algo levantada, como si pasara de los chicos del jamón, aunque está claro, que de estar ahí, estaría escuchando. A Paul no se le ve muy bien, por el claroscuro mas que nada. Tiene cara de arrepentido. O al menos me da esa sensación, no se porque...
Los cuatro Beatles están en una foto en blanco y negro, detrás de Pachen, como unos maestros mirando a sus pupilos, o unos tirados mirando a sus colegas, o unos viejos conocidos que pasaban por allí, o como los excentricos musicos de la sala de al lado.  Creo que de vez en cuando, alguno de los chicos echa un vistazo a la foto. Sin que los demas nos demos cuenta, alguien mira a la foto y sonrie. Creo que los Beatles no podrían estar en un sitio mejor.

KISS

KISS

El agua resbalaba por mi cuerpo, y yo pensé que todo aquello se iría de mí. Esa sensacion de sudor y euforia que me habia estado acompañando durante el día anterior se evaporaría en unos segundos. En verdad, el sudor seco se esfumó de mi piel, pero algo prevaleció en mi mente.
"
The politicians come and go, the world changes, but one thing remains always the same" . Las palabras de Paul Stanley resonaban todavía en mis oidos y me recordé a mi mismo, con los cuernos del diablo en cada mano, gritando y cantando entre una enorme masa de gente. ¿En verdad pensaba que el agua de la ducha iba a purificar algo? Cuando acabó el concierto, tras dos horas de sus mejores canciones de los cuatro o cinco primeros discos, y apagaron las luces, la gente se abrazaba, algunos con lagrimas en los ojos y otros simplemente miraban el escenario, ya oscuro. En mi caso, estaba petrificado, y me costó que mis miembros respondieran. Cuando comencé a moverme, descubrí que daba tumbos. Ni una sola gota de alcohol habia tomado aquella noche, y aun asi, habia ocurrido algo magico, estaba ebrio de Rock and Roll.

 

Armónica

Armónica Ya llevaba mucho tiempo con el gusanillo de aprender a tocar la armónica. Es un instrumento que siempre me ha apasionado, y cuando vi lo repleta que esta la red de enseñanzas, manuales y tecnicas de aprendizaje, decidí que me compraría una armonica lo antes posible. Decisión acertada por mi parte, hoy me he pasado por musical Tomas y he cojido una armónica normal (diatonica) en do mayor, una buena armónica, según el vendedor. Y es que, que otra cosa iba a decir el hombre, de sus materiales de venta. Mi armónica es exactamente igual que la que podeis ver en la foto. Yo de momento estoy practicando escalas sencillas, y haciendome con el instrumento. Espero poder llegar a manejarlo bien lo antes posibles. Y ahora os dejo con un video del chileno Leo Enry:


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Áterkor en concierto

Ayer viernes, por fin, Áterkor dio una actuación en directo. El plan era tocar dos canciones, la ya oida por los lectores de este blog "Whiskey in the jar" y "Watching over me" de Iced Earth. Sucedió que segundos antes de salir al escenario, la organización del festival de navidad del instituto, del cual nuestra actuación formaba parte, nos informó de que solo se nos iba a permitir tocar una canción, al contrario de lo que se nos dijo el día anterior y al inscribirnos. Así que decidimos tocar "Whiskey in the jar" puesto que nos salía mejor y ya nos habíamos comprometido a tocar con Mister Marshall (Juan Rubio), al cual, por cierto, quiero darle las gracias por su colaboración. Sin él habría sido practicamente imposible hacer una tan buena actuación, gracias Juan.




Y ya para terminar esta entrada, me gustaría agradecer el hecho de que se nos permitiera tocar. Me hubiera gustado que se nos hubiera permitido tocar nuestras dos canciones y que hubiera sido así con el resto de los grupos (Lo blanco del jamón, Lost Wind y Amphibia). Según tengo entendido, la decisión de tocar una sola vino de parte del señor Aranguren, director del taller de teatro, aunque no estoy muy seguro. Me gustaría entonces, que la persona responsable de esta decisión conociera el esfuerzo y trabajo que supone poder dar una actuación musical en directo, por no hablar del gasto económico y del transporte de material.

Whiskey in the Jar-oooo

Bueno, tenia pensado escribir hoy sobre el sábado, día en que Garci se paso por casa, pero se me han amontonado las cosas y no he tenido tiempo, asi que me limito a colgar el video del último ensayo de Áterkor con la colaboracion de Juan Rubio (el chico que toca el segundo solo). Y este viernes tenemos pensado actuar en el festival del insituto, pero la vicedirectora ha empezado a decir que ya había muchas actuaciones, que vería que podía hacer y blablablablablablablabla. A ver si se jubila toda esta gente ya, que no valen ni para enseñar ni para dirigir un instituto. En fin, que le vamos a hacer, otras utilidades tendrán, ¿No? Ojo, tambien hay profes buenos, como Múgica o el que tengo este año en Filosofía. Bueno, que me enrollo y se hace tarde, dejo el video:



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres